¿Adiós a las subvenciones de las Escuelas de Música?

¿Adiós a las subvenciones de las Escuelas de Música?

Que esta crisis está haciendo estragos a lo largo y ancho de nuestra sociedad es algo evidente de lo cual creo que nadie es ajeno. Las noticias sobre recortes, suspensión de ayudas y demás acciones y decisiones políticas están en boca de todos y está vez les ha tocado a las Escuelas de Música, entra las que se encuentra nuestra escuela, LA CLAVE.

En su momento, el Consell de la Generalitat Valenciana aprobó y autorizó ayudas a estas entidades. Con dichas subvenciones, las Sociedades Musicales podían hacer frente a parte de los pagos y gastos que no podían cubrirse con la cuota de los socios. El problema comienza, como en otros ámbitos de la actual sociedad valenciana y española, cuando la entidad pública competente se retrasa en los pagos de dichas ayudas. A día de hoy, la Generalitat Valenciana adeuda la cantidad de 6,4 millones de euros. Esta cifra por si misma no dice mucho, aunque se trate de una cantidad considerable. Lo que sí nos marca una tendencia es el hecho de que dicha cifra corresponda aún a parte de las subvenciones que debían haberse pagado en el 2011 y la totalidad de la cantidad, que asciende a 5,4 millones de euros, subvencionada para 2012.

Es decir, aunque la subvención está autorizada no se paga por falta de fondos en la Generalitat. A este respecto no nos olvidemos de que nuestra comunidad es una de las más endeudadas y deficitarias del país.

El domingo 10 de junio, la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana se reunió en Asamblea en el centro cultural La Rambleta para debatir la situación. A dicha cita también acudió el consejero de Gobernación Serafín Castellano, quien de una manera “políticamente” correcta respondió a las preguntas que entre gritos y abucheos se le hacían. Castellano acordó que las ayudas comenzarían a pagarse después del verano, pero sin determinar fecha y forma de pago, con lo que la situación, con mucha seguridad, seguirá por bastante tiempo tal cual se encuentra a día de hoy.

Escribiendo sobre esta noticia me acordaba de las farmacias de nuestra comunidad, las cuales estuvieron tiempo atrás 48 horas en huelga y recientemente con notables dificultades… Una huelga que la Generalitat no entendía porque ya les habían pagado el importe correspondiente al mes de enero. Pero, ¿y febrero, marzo, abril, mayo, junio?

Nuestra escuela, como muchas otras sociedades musicales, es una entidad sin ánimo de lucro que vive del aporte de su Asociación y de las cuoptas de sus alumnos así como de la ayuda recibida, tiempo atrás, del Consell. Que después del verano llegue parte de la ayuda no significa que el problema se termine, aunque políticamente estén haciendo una gran “intención de pago”. Nuestras sociedades musicales ni nuestras Escuelas de Música tienen la capacidad ni reservas financieras para hacer frente a largos periodos de impago como lo tienen las grandes empresas.

La situación, como indicaba el pasado domingo Josep Francesc Almería tiende a que las ayudas desaparezcan completamente y muchas sociedades musicales tengan que cerrar sus puertas. A este respecto me planteo dos reflexiones. La primera tiene que ver con el acceso privilegiado a la cultura y educación por parte de la clase alta de la sociedad. El hecho de que estas escuelas no puedan mantenerse a flote significará que una gran parte de sus alumnos no pueda continuar con sus estudios musicales debido a la poca oferta de plazas de Conservatorios y al alto precio de las escuelas privadas, que solamente unos pocos pueden pagar. La segunda tiene que ver directamente con la cultura y la educación. La imposibilidad de acceso a éstas trae consigo graves consecuencias sociales, políticas y económicas. Puedes dejar una carretera pendiente de ejecutar durante 20 años y los viandantes se podrán acostumbrar a ir al mismo destino por otros itinerarios, quizá con menos facilidades y comodidades. Pues bien….con la cultura y la educación no ocurre lo mismo, y la música es parte primordial de nuestra cultura.

La Clave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio